Prepagos escorts Bogota Medellin

COMO HACER QUE UNA PREPAGO SE ENAMORE DE SU CLIENTE

 

COMO HACER QUE UNA PREPAGO SE ENAMORE DE SU CLIENTEUn servicio fue solicitado por un cliente frecuente de la agencia, conmigo había tenido un par de ellos, cuando llegue al sitio me di cuenta que no era para él si no que era el obsequio de cumpleaños de su jefe de seguridad, su consentido como él lo llama, el escolta me encantaba entonces por supuesto no me desagrado para nada la idea, sólo que me sorprendió cuando llegué y me encontré con semejante noticia, antes de irse mi cliente me cancelo un servicio doble, es decir tres horas de placer más con ese hombre y se fue con el resto de sus escoltas, lo que él no sabía era que en el camino hasta ese sitio ya habíamos adelantado muchísimo del servicio, antes de irse también nos dijo que nos sintiéramos como en casa, además le dijo a Santi que se lo gozará y él le respondió que lo intentaría…….Jajaja…..mi imagino que dijo eso porque ya lo había dejado exhausto…….
Al fin quedamos solos y lo primero que hice fue soltar la carcajada y él sonrío, le pregunte que por qué no me había dicho nada, por qué se había guardado el secreto y me dijo que no sabía que iba a pasar y tenía que esperar a llegar al sitio a ver si era verdad lo que le había prometido el jefe, yo no lo podía creer, después de un incómodo silencio me dijo que quería meterse a la piscina para relajarse que si lo acompañaba, yo le dije que sí que me encantaría, pero que no llevaba traje de baño, el saco uno nuevo que tenía en una bolsa de un almacén costoso y me lo pasó, lo recibí y le pregunté –“que más sorpresas me tienes?”- el me miro y me dijo –“no se…espero que todo sea una sorpresa…cuantas me tienes tu a mí?”-, con una cara de pícaro dañado que lo único que logró fue que mi cabeza empezara a volar nuevamente.


Me fui a cambiar al baño cerca de la piscina, cuando salí él ya estaba sentado en pantaloneta en la parte baja de la piscina, durante el recorrido del baño hasta el lugar donde estaba pude contemplar ese “bocatto di cardinale” que me iba a seguir disfrutar, la piscina no tenía más de quince centímetros de profundidad en la parte más baja, yo me acerque y me senté a su lado, me sonrió y me dijo –“por fin eres legalmente sólo mía”- a lo que respondí –“y yo complacida de seguirlo siendo”- me tomo por el cuello se acercó y me dio un beso de los más deliciosos que nunca me habían dado o no sé si eran las ganas que tenía de sentirnos otra vez, pero lo sentí delicioso, me acerque más y le dije al oído –“estamos solos y ya nos podemos seguir portando muy mal, nadie se va a enojar, ya tenemos permiso”- si yo hubiera sabido que esas palabras eran las que necesitaba para arrancar, hacía horas las hubiera dicho.


Me empezó a besar por todos lados y yo también, ese hombre tenía un cuerpo delicioso, sus abdominales están más marcados que los míos, y sentía todos los músculos de su cuerpo, sobretodo sentía su fuerza, este hombre tiene unas manos inmensas, me tomo por la cintura y me hizo sentar encima de él, nos seguimos besando delicioso como si nunca hubiéramos besado, por fuera del traje de baño sentía que su verga se estaba poniendo muy dura y la sentía inmensa, que dicha lo que me iba a disfrutar nuevamente, en ese momento me soltó la parte de arriba del traje de baño y me empezó a besar las tetas y me las cogía con una mano mientras que con la otra me sostenía la espalda, yo me deje llevar por la excitación y lo único que podía hacer mi cuerpo era descolgarse a su merced, el me besaba y me tocaba las tetas como si fueran las más bellas que jamás hubiera tocado, eso me gustaba mucho, era mucha la excitación y no era la arrechera normal de la mayoría de encuentros, no, era diferente, era como si fuera la novia que tanto había esperado para se le entregara y yo me sentía como tal, me dejé llevar por el momento, me abrazo fuertemente que sensación tan maravillosa, puedo decir que en ese momento me sentía enamorada y estaba dispuesta a dejarme llevar por la emociones.


En este momento de la tarde deseábamos un poco de relajación y que mejor que un buen masaje, se acostó en la colchoneta de una de las sillas para tomar el sol que tiramos al suelo, yo tomé el bronceador que por supuesto tenía preparado, yo le dije –“hace cuanto estabas planeando todo esto”- y el respondió –“hace días desde que mi jefe me dijo cuál iba a ser mi regalo de cumpleaños”- me dio risa y seguí con el masaje, no me lo quería perder, el cuerpo que tiene ese hombre es espectacular, empecé por la espalda, le pregunté que si le molestaba si me quitaba el resto del traje de baño y me dijo que para nada, para estar más cómoda me senté sobre él a la altura de la cintura, mi vagina estaba en su espalda y mis manos en su cuello, suavemente con movimientos muy relajantes empecé a bajar lentamente, el gemía de gusto y eso me animaba a seguir con mi masaje, me corrí un poco hacia atrás ya estaba sentada a la altura de sus muslos, le bajé un poco la pantaloneta y le empecé a masajear la cola pero la pantaloneta honestamente me estorbaba, le pregunté si podía retirarla para poder darle un mejor masaje, el rió y me dijo que si pero que él no se iba a mover, yo le dije que no había problema y procedí a retirarla como pude, ese hombre es muy grande y pesado, ya estábamos desnudos los dos, que emoción y yo ya me estaba excitando de nuevo, seguí masajeándolo, me ubique entre sus piernas y desde ahí tenía acceso a todo lo que quería tocar…...a todo…… Una de mis manos la ubique exactamente donde la espalda pierde su nombre y la fui bajando lentamente hundiéndola sólo un poco en medio de sus nalgas, todo muy sexy poco invasivo, el abrió un poco más la piernas, fue la señal clara para mí que todo iba muy bien, seguí bajando hasta la mitad y volví a subir y comencé de nuevo en esta ocasión llegue hasta sus huevas, ahí mi otra mano entro a ayudar mientras una masajeaba las huevas la otra cogió esa hermosa verga, el doblo una de sus piernas en dirección a su pecho, ya no estaba boca abajo, estaba casi de medio lado para que yo lo pudiera tocar mejor, yo me senté sobre la pierna que estaba estirada mientras lo masturbaba, yo estaba muy excitada y comencé a frutar mi clítoris sobre su pierna que sensación tan placentera, él se dejó y además lo estaba disfrutando muchísimo.


En ese momento se volteó y se sentó, quedo frente a mi, yo de rodillas y él sentado, me dijo –“me vas a hacer venir y todavía no quiero”- yo sonreí, me empezó a besar, me sentó nuevamente sobre sus piernas yo lo abrece con las mías y así me empezó a aplicar bronceador, abrió las piernas y me descargo en la colchoneta, mi vagina le quedaba justo al frente de su verga y era una posición altamente excitante, era una posición perfecta para una penetración inevitable, pero no lo hizo, el miraba mi vagina con ganas de devorarla pero no se dejó desconcentrar de su misión planeada, el masaje, empezó frotándome las tetas, yo apoyé las manos en la parte de atrás de mi cuerpo para dejar que el tuviera libertad de movimientos, siguió frotando el aceite sobre mis tetas y mi abdomen, de vez en cuando pasaba cerca de mi clítoris con un pequeño roce y seguía, algo maldadoso mi compañero de juegos eróticos además porque él estaba como un riel…..él se dio cuenta de la cara de placer que yo tenía en ese momento, siguió tocándome y sin darme cuenta llegó a mi clítoris yo doble mis piernas y caí tendida en la colchoneta y toda mi vagina quedó a su alcance, tomo más aceite y me la masajeó por todos lados, pasaba de mi labios superiores al interior en un solo movimiento, instintivamente arqueaba mi espalda y gemía, metió dos de sus dedo en mi vagina y los movía en el interior mientras con su otra mano estimulaba mi clítoris, yo cogía mis tetas con fuerza, le tome la mano que tenía adentro de mi vagina impidiendo que la sacara, era tanta mi excitación que levante las piernas hacia los costados de mi cuerpo, con este movimiento me alejé un poco de él, me tomó por la cadera y me acercó nuevamente a él para seguir en lo que estaba, en ese momento cogió su verga y empezó a masturbarme con ella, la usaba como un látigo para mi vagina, algo que me encanta que hagan, que me castiguen con el miembro, yo le dije –“así es…castígala que se ha portado muy mal”- y él me dijo –“si nena la acabaré…le daré su merecido”-, yo quería que me penetrara pero no lo hizo, me siguió masturbando hasta que logró su objetivo, me hizo venir delicioso, cuando me estaba viniendo le dije que me metiera el dedo en el culo y así lo hizo mientras me seguía masturbando con la verga, que ricura de macho que tenía entra las piernas.


COMO HACER QUE UNA PREPAGO SE ENAMORE DE SU CLIENTEDespués de unos segundos después de mi súper orgasmo me dijo –“vamos”- se puso de pie tomó una toalla que estaba en el suelo me la pasó, me quité el exceso de bronceador y me envolví en ella, me extendió la mano para levantarme, me dio un gran beso, me elevo hasta su cintura y mis piernas lo abrazaron, en sus brazos me sentía como una pluma, este hombre es muy grande y yo me siento diminuta a su lado, me llevó cargada hasta una habitación que estaba muy cerca a la piscina, me arrojo en la cama y se sacó el exceso de bronceador con otra toalla, después me cogió una pierna y me haló hasta la orilla, me abrió las piernas y apoyó una rodilla en medio de mis piernas yo estaba envuelta en la toalla y de un tirón me la retiró, estaba súper excitaba otra vez y no paraba de sonreír me sentía de verdad como una muchachita, cuando yo ya estaba desnuda en la cama, se acostó a mi lado y me empezó a recorrer todo el cuerpo con sus dedos, yo estaba completamente erizada, esa verga seguía muy dura, yo me incorporé en la cama y empecé a besarlo por todas partes, le bese el cuello, los pectorales y esos deliciosos abdominales, fui bajando lentamente hasta llegar a la entrepierna, esa verga seguía como un riel, la tome con mi mano derecha mientras jugueteaba con ella, la lamía, la chupaba un poco y la volvía a sacar, la lamía desde la raíz hasta la cabeza, sin dejarlo de mirar, se estaba excitando muchísimo lo sentía en su respiración y lo podía ver en su cara, le pregunte si quería que se la chupara, él se la cogió con la su mano derecha y me dijo –“SI!.....chúpemela toda”- Y sin pensarlo me la metí toda a la boca, la quería saborear lo que más pudiera, la chupe y chupe hasta que me retiró y me recostó en la cama, se me metió en medio de las piernas y comenzó a besarme las piernas, me tomó por los mulos y me subió hasta su abdomen me empezó a besar la vagina y a lamerla, yo puse mis pies sobre sus hombros, era inevitable que empezara a gemir, me mordía los labios, era mucho el placer que estaba sintiendo en ese momento, hizo que me viniera besándome y chupándome la vagina otra vez, que delicia pero aún quería que me penetrara duro con toda su fuerza…..eso no podía demorar ni un instante más, me puso de lado en la cama me levanto una pierna y puso una de las suyas en medio de las mías quedó de rodillas, con mi pierna al frente y con toda las posibilidades de hacer una penetración muy profunda y así lo hizo, lo sentí bien adentro hacía movimientos circulares mientras que con su pulgar izquierdo estimulaba mi clítoris yo estaba lista para un nuevo orgasmo y no lo iba a aguantar, yo le pedí que me hiciera duro y así lo hizo, podía sentir su fuerza y poder no sé cómo se aguantaba para no venirse pero honestamente para mí era mejor así lo podía disfrutar mucho más, en esa posición estuvimos unos cuantos minutos más, era inevitable arquear mi espalda y cogerme las tetas y los pezones fuertemente, en ese momento sentía una arrechera total quería que ese hombre me clavara toda la tarde y toda la noche que rico estaba ese machote….. Después de unos minutos me tomó las dos piernas y apoyó mis pies contra su pecho en esa posición sentía la verga más adentro y me clavó con más fuerza como a rata arrinconada, así como yo quería, mis rodillas estaban encima de mis tetas y hacían presión cada que me envestía, ese es mucho macho el que tenía encima que me tenía clavada con tanta pasión, entrega y fuerza, definitivamente me estaba haciendo sentir como si fuera la vieja a la que siempre había querido clavar y no había podido, era inevitable que después de tanta excitación el no tuviera un orgasmo yo le dije que lo quería en la boca y él me dijo que con gusto, su respiración cada vez era más rápida, sentía el olor a su sexo y al mío mezclados, con mi mano tocaba su verga cada que salía y me chupaba los dedos para sentir el sabor a nuestro sexo, cuando ya iba a llegar la sacó y se siguió masturbando yo rápidamente me acerque y me la metí en la boca, sentí como esa explosión invadía mi boca que delicia me estaba tomando toda su fuerza y poder, ese es el único momento que era completa y solamente mío …….sabía delicioso su semen……caímos muertos y extasiados en la cama, agitados y jadeando……pero totalmente complacidos.


Ya casi al terminar las tres horas del servicio su jefe lo llamó y le pregunto cómo iba todo, a lo que él respondió –“todo va muy bien jefe…mejor de lo que esperaba”-, el jefe le preguntó que si quería pasar toda la noche conmigo y él le respondió que si…….. no les puedo contar como terminó la noche por que alcanzaría para un libro, lo único que les puedo decir es que fue muy poco lo que dormimos y mucho lo que descanse los días siguientes…..lo último que puedo decir es que este cumpleaños nunca lo podrá olvidar Santi ni lo podré olvidar yo..….y con gusto lo acompañaré a todos sus próximos cumpleaños.

Las fotos que ves en este articulo corresponden a Maria claudia, una rubia hermosa que la agencia recomienda mucho los servicios de ella como  Prepagos Medellin Tambien recomendamos que Observen las nuevas Prepagos de Bogota, estan Divinas.

 

 

 


 

Cómo hacer que una Prepago se enamore de su cliente - 5.0 out of 5 based on 1 vote
Joomla SEF URLs by Artio
reservas_prepagos