Prepagos escorts Bogota Medellin

UN POSTRE PARA LA PREPAGO

 

el-amor-entra-por-la-boca-03Que sería de mi vida si no tuviera sexo??......es una pregunta que nunca quisiera tener que hacérmela, no hay nada más placentero y revitalizante que poder estar en los brazos de un hombre, me llena la vida de energía, es lo mejor, el otro día tuve la fortuna de compartir con un hombre muy especial para mí, es un cliente diferente a los demás, no digo que sea mejor, sólo diferente, es amable y delicado, es muy generoso en todo sentido y no hay nada que excite más a unas prepagos que un hombre generoso y que sepa como consentir a una chica, es caballeroso y galante, siempre me he preguntado por qué un hombre tan especial y detallista contrata a prepagos para tener sexo?... pero nunca lo he podido saber, un día se lo pregunté y no me respondió, sólo me sonrió, lo único que dijo era que de pronto algún día me lo iba a contar, nada más, nunca le volví a preguntar.

 

Llegué a su apartamento, como era de costumbre, me esperaba con una copa de vino blanco y una hermosa sonrisa que enmarcaba su cara y que derrite a cualquiera, estábamos en la cocina en unos asientos altos, noté que mi amigo me miró con una cara juguetona, era una noche para locuras en la cocina, solté mi copa de vino y me senté en la encimera, tenía un vestido que se escurrió por las piernas cuando las crucé, el metió las manos por debajo del vestido y muy suavemente me acarició los muslos mientras me besaba, el vestido tenía un escote en la parte de adelante, tomó su copa y me dejó caer un chorro de vino en medio de los pechos, sentí como corría el líquido por mi piel, me causó mucha risa, él me empezó a besar y lamer el pecho tratando de limpiar el desorden que había causado pero era imposible, le empecé a quitar la camisa, con el torso al descubierto lo empecé a acariciar, mojé mis dedos en el vino y muy suavemente l seguí acariciando el pecho, sentí como se le erizó la piel, me descolgó el vestido de los hombros dejando mis pechos al aire, humedeció los pezones con vino y los chupó, en ese momento mis pantys me empezaron a estorbar, me los quité y los tiré por encima de mi hombro, le pregunté a mi amigo si tenía miel y de inmediato me la pasó, abrí mis piernas y dejé que un chorro de miel callera en mi vagina, el de inmediato la empezó a lamer y a disfrutarla, me acabé de quitar el vestido y terminé tendida por completo sobre la encimera, mientras él me seguía lamiendo la vagina, mi cuerpo sirvió como recipiente para la miel, también para la crema chantillí y unas cuantas cerezas, los vinos que me había tomado ya me estaban haciendo efecto, deseaba que me siguiera lamiendo por todo el cuerpo y que me hiciera venir unas cuantas deliciosas veces, eran muchas las sensaciones de ese momento, con él cada encuentro es muy especial y único, este se estaba convirtiendo en uno para recordar con mucho placer.

 

postre-de-una-prepagoÉl estaba sentado en al asiento y yo recostada, me senté con la piernas abiertas a su alrededor, no quería ser la única con piel que parecía un postre, él se levantó, lo abrace y lo unté con todo lo que tenía mi piel, mis besos lo encendieron mucho más de lo que estaba, lo sentí en su respiración, en sus pequeños gemidos, como se tensionaba su cuerpo, como me acariciaban sus manos, sentía como quería que nos convirtiéramos en uno sólo, su fuerza de macho invadía mi cuerpo, con mis manos lo acariciaba y lo incitaba a que se acercara mucho más a mí, y lo logré, se acercó tanto hasta que llegó ese tan esperado momento en el que me hizo suya por completo, me penetró con todas las ganas y deseo, que sentí como nos hicimos uno sólo, que delicia de postre, me lo quería devorar, no importaba que aumentara un quilo con tanto almíbar, puse una cereza en mi clítoris mientras él me penetraba, y después me la comí, él sonrió con sonrisa de pervertido, tome otra cereza e hice lo mismo y esta vez se la di a él, me apoyo sobre la encimera y puso más miel en mis pezones y los lamía mientras me seguía penetrando, no podíamos estar más untados de dulce ni más unidos, pero siempre hay un espacio para algo más.

 

Me dijo que me arrodillara sobre la encimera y me vertió en medio de mis nalgas el almíbar de las cerezas, sentí como se colaba hasta la vagina y como él impedía que se desperdiciara sobre la encimera, me lamía desde la vagina hasta el final de la espalda, después me metió una cereza en la vagina y la jalaba, la misma cereza me la puso en el culo hundiéndola sólo un poco, lo suficiente para volverme loca, esto lo hacía mientras me frutaba el clítoris, ya estaba a punto de un orgasmo, me empezó a besar la vagina y me metió un dedo por el culo, ese fue el momento de rendirme, que polvo tan delicioso y dulce, literalmente dulce, a mi amigo le encanta que me venga en su boca y sé que con todo ese almíbar nunca fue un bocado tan dulcemente delicioso.

 

Articulo escrito por una estudiante Universitaria escorts medellin .Te invitamos a conocer los Nuevos Postres de la Agencia, Las Escorts Universitarias Bogota.

 

 

 

 


 

Un postre para la prepago - 5.0 out of 5 based on 1 vote
Joomla SEF URLs by Artio
reservas_prepagos